LA UNIÓN ECONÓMICA EUROASIÁTICA

LA UNIÓN ECONÓMICA EUROASIÁTICA

La Unión Económica Euroasiática (ЕАЭС o UEE) hunde sus orígenes en los años 90 del pasado siglo XX, amparada por algunos de los acontecimientos históricos que marcaron el final del pasado siglo, como la caída del Muro de Berlín, la desaparición de la URSS y la posterior formación de las diferentes repúblicas soviéticas. Dentro de un mundo globalizado, que apuesta por la unión entre intereses afines, por la cooperación y la integración económica, nace esta unión de carácter económico y comercial, en un territorio de encuentro entre Europa y Asia.

Durante la primera visita a Rusia del presidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev, el 29 de marzo de 1994, es cuando surge el planteamiento de esta comunidad. En su discurso en la Universidad Estatal de Moscú, el presidente kazajo abogó por la necesidad de crear un organismo económico que aglutinase a estas nuevas repúblicas ex soviéticas, las cuales tenían una historia, un marco de acción y unos intereses en común. La idea fue también respaldada por los líderes de Rusia y Bielorrusia, elaborándose un primer proyecto en junio de ese mismo año bajo el cual se habla por primera vez de “Unión Euroasiática”.

En 1995 se firma un primer acuerdo de unión aduanera, con el objetivo de favorecer el libre comercio y la colaboración entre los países firmantes, eliminando las barreras arancelarias y facilitando la competencia y el trabajo entre ellos. En 1996 Bielorrusia, Rusia, Kazajistán y Kirguistán firman el llamado Tratado de Integración Económica y Humanitaria, con el fin de propiciar y avivar el proceso de integración económica iniciado.

En 1999 se firma el Tratado del Espacio Económico Únido por parte de Rusia, Tayikistán, Kazajistán y Bielorrusia, con la intención de promover la cooperación y el trabajo entre estos países. Posteriormente, en el año 2000, estos mismos países establecieron la Comunidad Económica Euroasiática (CEEA o EurAsEC), uniéndose también en el año 2006 Uzbekistán.

Lideres de la Unión reunidos en 2018

En 2006 Bielorrusia, Rusia y Kazajistán forman oficalmente la Unión Aduanera Euroasiática, que entró en vigor el 1 de Enero de 2010 y la cual llevaba forjándose desde hacía diez años atrás.

Tras una serie de negociaciones diversas, el 29 de mayo de 2014, Vladimir Putin (presidente de Rusia), Nursultán Nazarbáyev (presidente de Kazajistán) y Aleksandr Lukashenko (presidente de Bielorrusia), y en presencia también de los presidentes de Kirguistán y Armenia, Almazbek Atambáyev y Serz Sargsián (quienes se adhieren posteriormente), se lleva a cabo la firma del Acuerdo para la Creación de la Unión Económica Euroasiática, como paso previo a la forma definitiva de la misma, que llegará meses más tarde.

Así pues, el 1 de Enero de 2015 se constituye formalmente este nuevo mercado en territorio euroasiático, la Unión Económica Euroasiática (UEE o UEEA), formada por Rusia, Bielorrusia, Kazajistán, Armenia y Kirguistán. Es importante destacar que algunos países del entorno también aspiran a formar parte de la misma, de forma que pudiesen disfrutar de los beneficios de integrarse en esta unión económica y comercial. Con un extenso territorio de 20.286.152 km² y más de 180 millones de habitantes, se convirtió en el mayor área de libre comercio supranacional. Al frente de todos ellos, debido a su posición predominante de poder y a sus conexiones económicas y comerciales, se sitúa Rusia. Los países miembros de la UEE no ceden competencias a este órgano, conservan plenamente su soberanía.

La Unión se apoya en dos cuestiones fundamentales: el libre movimiento de mercancías, capitales, servicios y trabajadores dentro de los territorios que la forman así como el desarrollo de una política común en algunos sectores que son básicos para sus economías, como la energía, la agricultura, la industria y el transporte.

La UEE cuenta con una serie de organismos como el Banco de Desarrollo Eurosiático (con sede en Almaty, Kazajistán), la Corte de Justicia (situada en Minsk, Bielorrusia)  y la Comisión Económica Euroasiática (con sede en Moscú, Rusia).

Su situación geográfica permite a este bloque tener un papel destacado en lo que a las rutas comerciales se refiere, no solo en el ámbito regional sino también a nivel global. Igualmente se trata de uno de los mercados más potentes del mundo, detrás de China, EE.UU. o la Unión Europea, por lo que también se configura como parte activa en la guerra comercial que mantienen las diferentes potencias y cada movimiento o acuerdo con unos u otros países mantiene en alerta al contrario.

Pero realmente no se trata de una mera unión por un mercado común, sino también de aprovechar una posición entre diversos bloques para presentar sus propias credenciales.

Bandera de la Unión Económica Euroasiática

Las buenas relaciones de Rusia con Mercosur (Mercado Común del Sur) han favorecido el buen entendimiento de éste con la Unión Económica Euroasiática, lo cual se ha traducido en la firma de un acuerdo entre ambos bloques, el pasado mes de diciembre en la ciudad de Montevideo (Uruguay).

También a lo largo de 2018 se firmaron sendos acuerdos de colaboración económica y comercial con Irán, China y Vietnam, de manera que se facilitase la conexión comercial y la cooperación a través del establecimiento del libre comercio; además se lleva acabo la reducción de los trámites arancelarios, promocionando los negocios entre empresas y las transacciones económicas con el amparo y las garantías proporcionadas por parte de las instituciones. Todos estos acuerdos se engloban dentro de los principios fundamentales de la Organización Mundial del Comercio.

Pero no solo se ve beneficiada por su posición en el mapa, sino también de aprovecha de su riqueza en combustibles: la UEE posee más del 20% del gas y el 15% del petroleo mundial, lo cual le sitúa como una gran potencia energética y le da otro interesante aliciente a la hora de negociar con otros países o bloques.

Así pues, la Unión Económica Euroasiática no interfiere en las cuestiones internas de cada estado, sino que consiste en obtener los acuerdos necesarios para auspiciar económica y comercialmente a los países que la integran, de facilitar sus relaciones externas y crear un espacio de confluencia en un espacio geoestratégico como es Asia Central. Las posibles incorporaciones posteriores, la forma en la que se desarrollen los movimientos sociopolíticos, y las fluctuaciones de la economía mundial influirán en la forma en que continúe adelante este organismo, así como la posición que vaya ocupando en un mercado en guerra comercial.

Autor: Almudena Sanjuán

 

No hay comentarios

Añade tu comentario

error: Content is protected !!