Las implicaciones geopolíticas del coronavirus

Las implicaciones geopolíticas del coronavirus

El foco de atención se encuentra en China después del brote del coronavirus hace unas semanas, entre los países afectados también se encuentran México y EE.UU; pero ¿Cómo es qué estando tan lejos estas tres economías son tan parecidas y diferente a la vez? 

Esta interesante triangulación representa un motor importante que impulsa la actividad económica interna y diversifica el mercado de exportación pues en términos globales, estamos hablando del 20% del comercio total. Al hacer mención de estas tres naciones no solo incluimos la guerra comercial o la renegociación del mayor acuerdo comercial del mundo, T-MEC, recién aprobado por Estados Unidos, si no de un conjunto de aspectos que unen y afectan entre sí, económica y comercialmente.

No es tampoco de sorprenderse que la situación comercial entre estos tres países sea tan diferente, la importancia de los Estados Unidos en la economía de México y China es alta, ya que se posiciona como uno de sus tres principales socios comerciales tanto en sus exportaciones como importaciones. A lo largo de los años, la posición comercial de los países no ha sufrido gran cambio, ya sea por su cercanía, rutas o acuerdos ya establecidos, por lo que siguiendo en grupos de tres para los Estados Unidos sus mayores destinos son la Unión Europea, Canadá y México e importa principalmente de la Unión Europea, China y México. 

Por su parte, México destina primariamente sus exportaciones a EE.UU, Canadá y China e importa de EE.UU., China y Corea del Sur respectivamente. Mientras que los mayores sociales comerciales de exportación del gigante asiático son, la Unión Europea, EE.UU y Hong Kong; y de importación corresponde a la Unión Europea, Japón y Taiwán. 

Pero es aquí donde surge la paradoja, si los Estados Unidos es vecino de México y también está muy lejos de China, ¿cómo pueden ser grandes socios comerciales entre sí y México con China no? Esto ¿Significa que México debería comenzar a adoptar algunas estrategias?

Estados Unidos comparte uno de sus mayores temores tanto con México como con el gigante asiático, su balanza comercial conduce a un déficit de cuenta corriente, que es insostenible y pues como referencia el año 2017, que fue cuando se empezó a generar mayor tensión; el comercio total de bienes y servicios de los americanos con México totalizó una cantidad de déficit de $ 63.6 billones de dólares y con el gigante asiático una cantidad de $ 375.6 billones de dólares también dejando un déficit comercial (Oficina del Representante Comercial de EE.UU., 2017). Por lo que el país de las barras y las estrellas no titubeó inmediatamente en reaccionar sin importar que las otras dos naciones fuesen afectadas y sin preámbulos ni señales de advertencia convocó una reunión formal con los miembros del T-MEC, antes conocido como TLCAN, para renegociarlo y así también el inicio de la guerra comercial.

De este modo, la propuesta presentada por el ex Embajador de China en México, Sr. Qiu, hace tres años, sobre la negociación de un TLC entre estas dos naciones, quedó descartada después de que se prohibiera a cualquiera de los miembros del T-MEC alcanzar un pacto comercial con países que no tienen una economía de libre mercado, que otorgan subsidios o ponen en riesgo la planta productiva de la región.

Uno de los sectores con mayor auge y que podría verse afectado es el sector automotriz, pues este tendría alguna exenciones arancelarias en la fabricación de automóviles y el 75% de sus componentes tendrían que fabricarse en América del Norte, por lo que la gran potencia asiática al compartir con el país azteca en el mercado de apertura en el sistema de fabricación caracterizado por costos laborales baratos, ha aumentado su inversión en el número de fabricantes de autopartes de origen chino para fomentar el fortalecimiento de la posición de los Estados Unidos en su creciente guerra comercial con la nación asiática.

El Presidente Enrique Peña Nieto participó en la Cumbre de Líderes del G20, que se realiza en Buenos Aires, Argentina, durante la cual firmó el T-MEC en compañía del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau.

En el ámbito financiero, el dólar estadounidense, el yuan chino y el peso mexicano han reflejado uno de los comportamientos más notorios entre sí en el mercado de divisas.  Desde la Segunda Guerra Mundial, el dólar estadounidense se posicionó como la moneda de referencia mundial, y aunque el peso y el yuan no han tenido el mismo desempeño siguen luchando para tener un mejor desempeño. 

Por solo mencionar en enero de 2014, el dólar mostró su valor más bajo frente al yuan, en el periodo presumiblemente atribuible a los intentos de crecimiento de la economía de China que aumentaron la popularidad de la misma moneda y no de extrañarse que para el 2016, el yuan logro formar parte del grupo de divisas de derecho especial de giro, conocido como DEG, considerado como un gran logro.

En octubre de 2018 tuvo su punto más alto con un valor notable de 6.9756 yuanes  por dólar, atribuido principalmente a las tensiones en la guerra comercial que mejoraron las ganancias corporativas y aumentaron el uso global del dólar. Al mismo tiempo, significa que el yuan mostró su solución más débil desde 2008 debido a una fuerte depreciación por parte del Banco Popular de China (PBOC) en respuesta a las tensiones comerciales. 

Por otro lado, para la fluctuación del peso y el dólar, la moneda mexicana ha sufrido una depreciación considerable frente al dólar en solo 6 años, ha disminuido su valor 50.35%. En diciembre de 2016, el dólar obtuvo su valor más alto con un récord de 20.728 pesos, principalmente debido a las tensiones de las especulaciones de las nuevas elecciones presidenciales y los comentarios de Trump sobre la construcción del muro en la frontera con México y no sorprendentemente, el dólar obtuvo su valor más bajo. 

El impulso de fortalecimiento del dólar para tomar medidas en el PBOC y el Banco de México para traer nuevas regulaciones del tipo de cambio ya se han aplicado, y al parecer han empezado a surtir efecto. El peso mexicano a principios de 2020 logró escalar a su mejor nivel, desde octubre de 2018 debido a la estabilidad en ciertos factores de riesgo y además se posiciono entre las economías emergentes como una de las cuatro divisas con mejor desempeño. 

Después del brote del coronavirus, el mundo bursátil también se ha visto afectado ante la caída de las bolsas de valores, en México la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en línea con resultados negociables de EE.UU cerró con una baja de 0.58%.. En el país norteamericano la bolsa bursátil de Nueva York cerró con una baja en el S&P 500 de 0.26%, el Dow Jones con 0.27% y el Nasdaq con 0.30%, y como era de esperarse una de las más afectadas fue la Bolsa de Shanghai que cerró con una baja de 2,8%.

Virus en el aire 

Ante el aumento de la presión para contener el coronavirus, la industria farmacéutica será una de las mayores beneficiada y seguirá mostrando una tendencia de crecimiento por la alta demanda de los fármacos para el tratamiento y el control de propagación del mismo. 

El secretario general, Xi Jinping,  dirigente del Partido Comunista de China ha impuesto restricciones en Wuhan, provincia al sur de China donde se originó el virus, y advirtió que cualquiera que oculte infecciones será «clavado para siempre en el pilar de la vergüenza de la historia». Esto no queda solo ahí, si no que ante una exigencia de transparencia por el pueblo chino ha exhortado que cualquier información debe divulgarse de manera oportuna y fortalecer las cooperaciones internacionales. Además, a pesar de seguir en las festividades del año nuevo se ha puesto en marcha la construcción de un hospital a finalizarse el 3 de febrero para atender a los infectados. 

Al presentar casos de pacientes infectados por el virus, EE.UU también será un gran precursor de la compra de medicamento y ya que había sido una de las promesas presidenciales por parte de Donald Trump, la promesa de bajar los precios de los medicamentos pero que en 2018 abandonó sin dejar rastro del tema como su impugnación ante la Cámara de Representantes, por mencionar alguno. 

La población mexicana también afectada por este virus, cuatro sospechosos hasta el momento, seguirá enfrentado el gran problema de la escasez de medicamentos que ha arrastrado por años, principalmente aquel para el tratamiento del cáncer. Aunque es un poco controversial ante su posición en América Latina, considerado como  el segundo mercado más grande en la industria farmacéutica en el 2018.

Se espera que al concluir las festividades del año nuevo chino el flujo de personas será masivo por lo que las autoridades sanitarias tendrán mayor control de medidas y es así como este brote podrá traer consigo también una unión trilateral más estrecha para juntos abolir el mismo virus. 

Autores:

Bertha Banuet. Maestra en Economía Internacional por la Universidad de Beijing. Licenciada en Negocios Internacionales por el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Sinóloga con especialidad regional de Latinoamérica.

Alfonso de la O. Licenciado en Negocios Internacionales por el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Cuenta con estudios en historia de las relaciones diplomáticas de México por el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM). Es autor de diversos artículos relacionados con asuntos internacionales y es miembro asociado del Programa de Jóvenes del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI).

 

No hay comentarios

Añade tu comentario

error: Content is protected !!