El Conflicto del Siglo. La guerra de Siria

El Conflicto del Siglo. La guerra de Siria

La guerra de Siria es el conflicto bélico mas importante en el transcurso del s. XXI. Lo que comenzó como un enfrentamiento civil dentro de la ola de la Primavera Árabe, pronto se internacionalizó debido a los intereses geopolíticos de las potenciales regionales e internacionales. A esto, debemos sumar el sectarismo religioso que ha estado presente durante todo el conflicto. Sin olvidarnos de una excepcionalidad histórica, el surgimiento del Estado Islámico. Es la primera vez en la historia que una banda terrorista se ha organizado como un Estado y haya tenido durante años un control efectivo sobre un territorio y población de esas dimensiones.  

La guerra de Siria ha entrado en su octavo año de vida. Un conflicto que se ha enquistado y que tiene una difícil solución. Con los últimos avances sobre los islamistas, el Estado Islámico, como ente regional, está abocada a desaparecer en el corto plazo. Sin embargo, el conflicto, aunque sentenciado de facto, está aún lejos de concluir.

Contexto

La oleada de protestas iniciada en Túnez en diciembre de 2010 se extendió por todo el mundo árabe. La Primavera Árabe hizo visible las diferencias entre la sociedad de estos países y sus élites gobernantes.  Muchos gobiernos eran resultado del contexto final de la Guerra Fría, pero que, en la actualidad, esas estructuras de poder se veían sobrepasadas por las demandas sociales.

La revuelta comenzó cuando un vendedor tunecino, como  protesta por haber sido embargado, se quemó a lo bonzo. Ante este acontecimiento, miles de tunecinos salieron a las calles contra el gobierno de Ben Alí -en el poder desde 1987- para pedir su dimisión y demandando reformas en el país. EL gobierno respondió con firmeza, lo que llevó a una escalada de violencia.

Ante la dimensión que tomaron los hechos, Ben Alí dimitió. Este éxito sirvió como ejemplo a las sociedades de los demás países árabes que se encontraban en una situación similar. La chispa prendió y la oleada de protestas civiles se extendió por varios países de la zona.

En Libia se derrocó –con ayuda occidental-  a Gadafi y en Egipto, a Hosnick Mubarak. A estos Estados le siguieron Yemen, Argelia, Jordania, Marruecos, Bahréin etc. Ante esto, algunos gobiernos tomaron la iniciativa aprobando reformas que contentaran parcialmente a la población civil, como Marruecos o Jordania.

En este contexto, Siria se vio contagiada por la oleada de protestas. El país estaba gobernado por la familia Al-Asad desde 1971. Su gobierno formó parte del movimiento Baaz, un movimiento panarabista que se extendió en los años 60 por vario países y que alcanzó el poder en Siria e Irak (con Saddam Husein). Algunos de los principales  pilares de la ideología Baaz son: laicismo, nacionalismo árabe, y simpatía con el socialismo.

Las protestas en Siria al calor de la Primavera Árabe pidiendo más libertades fueron contestadas de forma autoritaria por parte del gobierno de Basar Al-Assad. Lo que derivó en una escalada de violencia que ha llevado al conflicto civil más importante en lo que llevamos del s. XXI.

Protagonistas

En el avispero Sirio hay multitud de facciones que no operan de forma unitaria y que incluso en ocasiones están enfrentadas entre sí. Para simplificar las cosas, estableceremos cuatro actores principales:

El gobierno de Al-Assad: En un país mayoritariamente suní, Basar Al-Assad pertenece a un una rama chií, los alauitas, a los que ha promocionado y colocado en cargos clave de la administración y el ejército. Por ello, el gobierno va a contar con su incuestionable apoyo.

Así mismo, el gobierno ha contado con el apoyo de países y formaciones chiís, como Irán o Hezbolá (grupo terrorista chií libanés), y fundamentalmente Rusia, que le interesa un gobierno amigo en la región que le permita establecer bases rusas en el Mediterráneo.

Opositores: a los pocos días del comienzo de las protestas y ante la represión del gobierno, parte del ejercito desertó formando el Ejército Libre Sirio que comenzará a combatir al gobierno de Damasco. A este se unirán más de cincuenta grupos y minorías con el objetivo de derrocar a Al-Assad.

Los opositores van a recibir ayuda internacional de Estados Unidos, Arabia Saudí (suni) o Catar (suni) además de algunos países de la Unión Europea.

Islamistas: el estallido del conflicto formó al principio dos bloques bien diferenciados: la facción gubernamental, y la facción que luchaba contra el gobierno, los llamados opositores. Sin embargo, la facción opositora pronto comenzó a tener divisiones internas: desde facciones laicas, como podría ser el Ejercito Libre Sirio, a grupos suníes que han ido radicalizándose y creando el frente Al-Nusra (filial de al-Qaeda en Siria) o el DAESH que venía ya cobrando fuerza desde Irak.

Los islamistas suníes van a intentar erradicar a las minorías chiís, cristianas, drusas etc. que lógicamente se  posicionaran contra ellos. Luchan contra todos y han sido apoyados por sectores radicales saudíes que ven en el DAESH un actor que desestabiliza a los países chiíes del entorno y mantiene ocupado a su enemigo Israel. No obstante, el gobierno de Riad combate contra ellos.

Kurdos: minoría que reclama un estado propio y que están instalados en el norteoeste del país, haciendo frontera con Turquía, donde viven 15 millones de kurdos y está presente el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) considerado grupo terrorista.  Su territorio también hace frontera con el norte de Irak, donde los kurdos iraquíes han conseguido un cierto autogobierno debido a su apoyo a los estadounidenses durante la guerra de Irak.

Estando así las cosas, podemos ver la complejidad de la situación, debido a las diversas facciones y sus apoyos internacionales.

Desarrollo del conflicto

Para simplificar el transcurso de la guerra se ha dividido en varias fases:

1ª fase

Inicio de las protestas en marzo de 2011 en el contexto de la Primavera Árabe. Ante la represión policial y la muerte de varios manifestantes, una gran parte de la población sale en protesta contra el gobierno de Al-Assad.

A finales de verano de 2011 ya se puede hablar de guerra civil, se han producido numerosas deserciones en el ejército gubernamental y se ha formado el Ejército Libre Sirio tomando posiciones importantes.

2ª Fase

En 2012 los enfrentamientos llegan a las afueras de Damasco y a la segunda ciudad del país, Alepo. Es el momento de máxima debilidad del gobierno de Al-Assad. Ante esta situación Irán y Hezbolá acuden en ayuda de Al-Assad.

EL Estado Islámico surge con una gran ofensiva en Irak y se desplaza a Siria controlando una parte importante del territorio. Por otro lado, la filial Al-Qaeda en Siria, al-Nusra toma también posiciones en el norte del país.

3ª Fase

Ante el poder alcanzado por el DAESH, en septiembre del 2014  se forma una coalición internacional con Estados Unidos y diversos países del entorno: Jordania, Arabia Saudí, Catar, Emiratos Árabes Unidos (EAU), etc. A ellos se sumarán más tarde Francia y Reino Unido.

Rusia también intervendrá contra el DAESH pero, al mismo tiempo, aprovecha para bombardear posiciones rebeldes y así ayudar a Al-Assad. De la misma manera, Turquía aprovecha también su lucha contra el DAESH para bombardear posiciones kurdas y tomar parte del territorio para asegurar que toda la frontera turco- siria no esté en manos de los kurdos.

Comienza una etapa de enquistamiento del conflicto y un avance lento pero constante de las fuerzas gubernamentales.

4ª Fase

En abril de 2017, ante el ataque por parte del gobierno de Al-Assad con armas químicas, Estados Unidos bombardea como represalia posiciones estratégicas del gobierno. Lo que provoca que Rusia se implique directamente en el conflicto y brinde un apoyo explicito a Al-Assad, consiguiendo con esto una base rusa en el país.

5ª Fase

Fase actual,  en la que la victoria de Al-Assad se espera pero que sin embargo, no está cercana. Controla el 70% del territorio.  Los islamistas están prácticamente derrotados y las fuerzas opositoras controlan ya muy poco territorio en la zona del noroeste. Los kurdos controlan actualmente el noreste del país yse han adueñado de la mayor parte del territorio que controlaba anteriormente el DAESH. No obstante, se están viendo de neuvo signos de enquistamiento del conflicto que pueden provocar que se siga alargando la guerra sine die.

Conclusiones

Tras la derrota del DAESH, en gran parte por la acción de los kurdos y la coalición internacional, estos se erigen como principal opositor del régimen de Al-Assad. Es por ello que el propio Al-Assad ya ha manifestado su intención de negociar para conseguir el final del conflicto. El Ejército Libre Sirio se encuentra acorralado y dividido en la zona norte del país y con pocas perspectivas de revocar su situación.

Tras ocho años de guerra, parece que Al-Assad seguirá en el poder mientras que el escenario posbélico que se avecina se vislumbra muy complicado y con una convivencia extremadamente difícil. Las heridas abiertas son demasiado numerosas y profundas. La división social perdurará  generaciones hasta restablecer la convivencia anterior al conflicto. Las consecuencias tras ocho años de guerra son devastadores en muchos ámbitos: humano, económico, patrimonial, etc. La guerra de Siria ha pasado por un proceso de internacionalización en los que se han enfrentado indirectamente las principales potencias regionales y mundiales para defender sus intereses, un episodio que recuerda a periodos anteriores pero que cada vez son más frecuentes en la geopolítica mundial.

Autor: Carlos Bielsa

 

Comentarios: 1

  1. Alvaro dice:

    Muy buen resumen de una guerra tan compleja como la que se vive en Siria.

Añade tu comentario

error: Content is protected !!