Chipre, un conflicto enquistado en el Mediterráneo

Chipre, un conflicto enquistado en el Mediterráneo

En el lado oriental del Mediterráneo nos encontramos la isla de Chipre, un territorio que ha mantenido su carácter estratégico a lo largo de la historia. Su doble situación como puente, por un lado entre Oriente y Occidente, y por otro, entre los continentes de Europa, África y Asia, le ha supuesto ser un punto de conflictividad histórica por intereses geoestratégicos y territoriales desde la Antigüedad.

Bajo dominio británico como protectorado desde 1878, pasó a ser colonia en 1914 (al inicio de la Primera Guerra Mundial). A partir de 1931 comienza a aumentar el interés por la unión de Chipre y Grecia (“enosis”), movimiento que va creciendo en las décadas posteriores. Con la colaboración de diversos estamentos políticos y sociales, encabezados por el Arzobispo Makarios III, Chipre logra su independencia del Reino Unido en agosto de 1960.

Pero si hay un conflicto que ha perdurado en el tiempo ha sido el mantenido entre griegos y turcos, en cuyo trasfondo encontramos cuestiones como el control político y militar de la zona o los límites marítimos entre ambos.

Aunque Chipre se nos presenta en la actualidad como un único país, se encuentra dividido en dos desde 1983:la República Turca del Norte de Chipre y la República de Chipre. En Julio de 1974 Turquía invadió la parte norte de Chipre, ocupando un 37% del territorio de la isla argumentando la necesidad de protección de la población turcochipriota ante una posible unificación de Chipre y Grecia. Este hecho provocó que 150.000 grecochipriotas tuviesen que abandonar la zona norte de la isla y que Grecia renunciase a sus pretensiones sobre Chipre.

En 1983 el gobierno turco concedió la independencia a este territorio, conformándose la República Turca del Norte de Chipre (RTNC), siendo reconocida solo por Turquía, mientras la ONU y los gobiernos de los países que la conforman apoyan la soberanía de la República de Chipre, que es miembro de la Unión Europea (desde mayo de 2004) y tiene el euro como moneda. Entre ambas encontramos la llamada Línea Verde, una zona desmilitarizada controlada por tropas de la Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre (UNFICYP), un cuerpo internacional creado en 1964 para garantizar la paz en la zona.

Desde entonces, Turquía ha estado manteniendo diferentes movimientos de presión respecto a Chipre y su soberanía. Aprovechando las relaciones con los países de la zona, Turquía ha buscado la colaboración de diferentes estados para presionar a Chipre dentro del conflicto, pidiendo la retirada de los planes de cooperación y prospección conjunta por parte de Líbano y Egipto con Chipre o tratado de impedir cualquier prospección petrolífera en el sur de la isla.

En 2003 el entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, plantea el llamado Plan Annan para la reunificación de Chipre, tomando el modelo suizo como ejemplo de posible solución, estableciendo una federación de dos estados que estuviesen unidos por la estructura de un gobierno federal. En abril de ese año se llevó a cabo un referéndum para que ambas partes diesen el visto bueno al plan: mientras en el lado turcochipriota fue aceptado por el 65% de la población, más del 75% de los grecochipriotas lo rechazaron. Tanto EE.UU. como UE intentaron acercar a ambas partes pero los grecochipriotas consideraron que quien saldría beneficiada con este acuerdo sería la parte turca.

En 2015 se reanudaron las conversaciones de forma muy positiva y en julio de 2017 hubo un nuevo intento de proceso de paz en Chipre para acabar con este conflicto que lleva más de 40 años en vigor. Pese a la intervención de la ONU como intermediador, con su secretario general António Guterres a la cabeza, se produjo un nuevo en fracaso. Las negociaciones se englobaron en torno a seis áreas diferentes con cuestiones como el diseño de nuevos límites territoriales, el equilibrio de la situación económica, las garantías de seguridad en un futuro estado, etc.

La riqueza en recursos de la zona y la importancia geoestratégica han marcado la complejidad de este enfrentamiento, acentuada por la gran cantidad de actores que intervienen de un modo u otro en el mismo: Chipre, Turquía, Grecia, la ONU, la UE, el Reino Unido, los países vecinos. Los intereses de unos y otros quedan enfrentados y de la capacidad de diálogo y acuerdo que estén dispuestos de implementar dependerá la solución del mismo.

Autor: Almudena Sanjuán

 

No hay comentarios

Añade tu comentario

error: Content is protected !!