La Constitución de 1978

La Constitución de 1978

La Constitución española de 1978 cumple hoy 40 años. A lo largo de la historia constitucional de España, se han redactado y han estado vigentes varios textos: 7 Constituciones, dos Estatutos Reales, cuatro proyectos de Constitución que no vieron la luz y las Leyes Fundamentales franquistas. Por lo que el país cuenta con una amplia experiencia constitucionalista.

Este artículo pretende dar unas pequeñas pinceladas  de la Constitución actual y profundizar levemente en algunos aspectos esenciales de la misma.

Entre los distintos teóricos, podemos encontrar varias definiciones más o menos extensas, pero en todas ellas encontramos una máxima: es la Norma Suprema que rige y da marco a todas las demás leyes de un país.

España fue uno de los primeros países encontrar con una Carta Magna, el 19 de marzo en 1812 se aprobaba la primera Constitución, apodada La Pepa, en honor a ese día, el día de San José. Comenzaba así la historia constitucionalista del país.

La actual del 78 no aporta ninguna novedad al derecho constitucional, y tiene influencias tanto de las obras constitucionales anteriores  como de varios Textos actuales de su entorno.

La actual Carta Magna, entre otros aspectos,constituye un estado bicameral, como la mayoría de las Textos Constitucional esa lo largo de la historia. Tan solo en dos ocasiones (Constitución de 1812 y lade 1931) se configuró un poder legislativo unicameral.

Por otro lado, si la comparamos con los textos de las naciones de nuestro entorno, la Carta Magna tiene clara influencia del Texto italiano de 1947 y, sobre todo, de la Alemana de 1949. Debido a la intencionalidad clara por integrarse en diferentes marcos internacionales, -la entrada a la CEE- la Norma se desarrolló conforme a diversos Tratados Internacionales para evitar cualquier dificultad a la hora de integrarse en estas estructuras supranacionales.

Entre las críticas que algunos constitucionalistas hacen  de la Carta Magna, encontramos quees demasiado larga,  ambigua y abierta. Sin embargo, otros teóricos aluden a que la extensión del texto – únicamente superada por la Constitución de 1812- es debido a la clara intencionalidad por detallar y matizar cada uno de los derechos fundamentales de la ciudadanía, por lo que debemos verlo como una garantía ciudadana en el hincapié que se hizo por  la precisión al redactar según qué derechos para que no hubiera ningún género de dudas al respecto.

Por otro lado, la ambigüedad del texto que se da en algunas partes es debido a las circunstancias en las que se redactó. Se debía llegar a un consenso en diversos temas que venían arrastrándose desde el inicio del constitucionalismo español, y por ello se dejaron algunos elementos bastante abiertos y de forma más o menos ambigua para que se fueran cerrando y matizando poco a poco conforme la sociedad española adquiriera un mayor grado de maduración política.

Estructura de la Norma

La estructura del texto se desarrolla de la siguiente manera:

  • Un Título Preliminar, que no consta de base jurídica, sino que dota a la Carta Magna de un espíritu y valores que desarrolla posteriormente.

  • Diez Títulos que se desarrollan en 169 artículos. 

  • Parte Dogmática, desarrollada en el Título primero, sobre derechos y deberes fundamentales

  • Parte Orgánica, que engloba los del Título II al VI. Define los órganos del Estado: la Corona, las Cortes etc.

  • Parte de las Contribuciones, Título VII referido a la ordenación económica

  • Título VIII, que desarrolla la parte de ordenación territorial. Es, sin duda, la parte más ambigua y abierta de la Carta Magna por motivos obvios que aún no están resueltos.

  • Título IX, dedicado al Tribunal Constitucional como último órgano interpretativo de la Norma.

  • Título X dedicado a la reforma de la Constitución

  • Cuatro Disposiciones Adicionales y nueve Disposiciones Transitorias

  • Una Disposición derogatoria de la Ley de Reforma Política, sobre la que se creó todo el nuevo entramado constitucional

  • Una Disposición final para dar entrada en vigor al Texto.

La Reforma de la Constitución.

Actualmente el debate sobre la reforma de la Carta Magna está presenta en algunos sectores de la sociedad. El Texto en su Título X desarrolla los mecanismos de reforma.

En general el mecanismo de reforma de las constituciones escritas son muy rígidas, con mayorías reforzadas muy amplias para garantizar que en una modificación de la Norma sea imprescindible un amplio consenso político fruto de la negociación, para que no se pueda utilizar continuamente la reforma en  la inercia del juego político  con simples mayorías parlamentarias.

Así mismo, algunos teóricos fundamentan que las constituciones deben tener ciertas dificultades para su reforma con el fin de dotar de mayor legitimidad al Texto y evitar que se esté modificando constantemente y con ello, que los compromisos alcanzados sean fácilmente modificables.

Los mecanismos de reforma que contempla la Constitución de 1978 en su Título X son:

  • Reforma parcial de la constitución, que afecta a cualquier parte del texto excepto el Título Preliminar (Valores y principios de la Carta); al Capítulo II, Sección primera del Título I (derechos fundamentales) y al Título II (Todo lo referente a la Corona).

Se requiere para ello de una mayoría cualificada de tres quintos de ambas cámaras (Congreso y Senado) solo para iniciar el proceso.

  • Reforma total, que afecta a las partes anteriormente mencionadas, o a la totalidad del Texto. Se requiere para iniciar el trámite dos tercios de cada cámara y el nuevo texto la aprobación por referéndum.

Tribunal Constitucional

Es un tribunal especial y el intérprete supremo de la Constitución. Está presente continuamente en la vida política porque es la última voz a la hora de interpretar la Norma, que como se ha apuntado anteriormente, es bastante abierta. Hay un gran debate en la sociedad acerca de este Tribunal debido a su composición política. La formación del Tribunal se hace a partir de magistrados que cumplan los requisitos meritorios exigidos y sus miembros son designados en proporciones desiguales por las Cámaras legislativas, el Gobierno y el Poder judicial. La  legitimidad del Tribunal viene dada debido a que sus miembros son designados por parte de órganos que, al fin y al cabo, han sido elegidos por la Soberanía Nacional (las Cámaras, el Gobierno y el Consejo General del Poder Judicial). Por lo que este Tribunal no deja de ser una extensión de la voluntad del pueblo. 

En cuanto al debate de si la Constitución del 78, con 40 años de vigencia, está caduca, debemos fijarnos en los países de nuestro entorno.  Las constituciones de Francia o de Alemania son de 1958 y 1949 respectivamente, la de Italia de 1947 o la de Dinamarca de 1849, aunque profundamente reformada en 1953. Entre las más jóvenes podemos encontrar la Constitución húngara de 2011 o la del Vaticano del 2001.

No obstante, el debate está en la calle, y la sociedad debe estudiar los pros y contras de reformar la Constitución, crear una de nuevo o seguir con la actual.

Donde no hay ninguna duda – y aunque resulte repetitivo no carece de importancia-es que en el marco de la Constitución de 1978 ha sido la etapa en la que España ha vivido los mayores años de progreso económico y social de su historia. Porello, y a título personal, considero que hay que poner en valor las Cortes constituyentes de 1978 que supieron dotar al país de un Texto que ha proporcionado la estabilidad que siempre se ha buscado pero que en pocas ocasiones se había alcanzado.  

Autor: Carlos Bielsa

 

No hay comentarios

Añade tu comentario

error: Content is protected !!