¿Se acerca el fin del conflicto congelado? Nagorno-Karabaj en 2019

¿Se acerca el fin del conflicto congelado? Nagorno-Karabaj en 2019

Hablar del Cáucaso significa hablar de conflictos continuados a lo largo de la Historia. Se trata de una zona muy concreta del planeta que actúa como vía de conexión entre Asia y Rusia, lo que ha venido suscitando gran número de conflictos violentos durante toda  la Historia, estos se recrudecieron cuando la URSS colapsó y, en muchos casos, todavía siguen estando latentes. Hoy nos vamos a centrar en uno de ellos, Nagorno-Karabaj (denominada oficialmente como República de Artasaj), una pequeña parte de la minoría cristiana armenia dentro de Azerbaiyán, un país plenamente musulmán.

La República de Artasaj formó parte del Reino de Armenia hasta el siglo IV, para después pasar a ser parte del Emirato de Armenia tras la conquista islámica. Posteriormente, en el siglo XI, al igual que el resto de la zona, pasó a manos del Imperio Otomano. Fue ya en el siglo XX con la revolución Rusa de 1917 cuando el Cáucaso se independizó del yugo otomano.

Se conformó la Federación Transcaucásica integrada en la esfera soviética en 1920, que dividía la zona en tres repúblicas independientes; Georgia, Armenia y Azerbaiyán. Armenia había pactado con Moscú la anexión del alto Karabaj, pero Rusia quería ampliar su esfera de influencia hacia Turquía (gran aliada de Azerbaiyán por su mayoría musulmana), por lo que finalmente Nagorno-Karabaj quedó anexionado a Azerbaiyán como medida para acercarse a Turquía.

La situación con la URSS se volvió estable, hasta la década de 1980 cuando Moscú comenzó su declive y perder presencia y poder hasta el fin de la URSS en 1991. 

A partir de ese momento, desde Azerbaiyán se inició una persecución masiva de la minoría armenia en el país, y eliminó el gobierno provincial de la región. La violencia dentro del país azerí fue en aumento, lo que se tradujo en hostilidades por parte de los dos bandos (Este conflicto se conoce oficialmente como la guerra del Alto Karabaj).

El conflicto finalizó en 1994 con un acuerdo del cese de las hostilidades, pero la situación en la zona no está del todo tranquila. Años más tarde, en 2016 se produjeron diferentes bombardeos entre el territorio de la República de Artasaj y Azerbaiyán.

Hoy en día la República de Artsaj es un país independiente de facto. Solo es reconocido oficialmente por tres “países”, son regiones que se encuentran en una situación similar a Artsaj y  tampoco cuentan con un reconocimiento internacional, son: Abjasia, Osetia del Sur y Transnistria

Evidentemente al no ser un país realmente independiente, depende en gran medida de Armenia con la que comparte incluso moneda.

El problema es que Azerbaiyán considera dicha república como territorio ocupado, algo que cada poco tiempo se revitaliza en el país a través de los medios controlados por el estado. No debemos de olvidar que el estado Azerí es uno de los más ricos de Asia Central, debido en gran medida a sus reservas de gas y petróleo.

Estas reservas le han permitido entablar buenas relaciones con Europa, como quedó demostrado en el año 2009 cuando Rusia cortó el suministro de gas a Europa. A partir de ahí la Unión decidió buscar otras formas de abastecimiento, y entró en juego el país Azerí. Del mismo modo, puede permitirse que su país se conozca en el continente a través de acoger diversos actos deportivos, como la Formula 1.

Armenia por el contrario, depende en gran medida de Rusia, pese a tener frontera con Irán el gas natural que provee al país viene desde Siberia, por diferentes acuerdos con Moscú. Algunos expertos incluso llegan a afirmar que lo que ocurre es una ocupación de facto de Moscú  por el gran intervencionismo que hay en aspectos básicos como economía, defensa o política exterior.

Rusia es su gran socio comercial, así como es el país desde el que llegan gran parte de las remesas que recibe y que dinamiza la economía armenia. Por otro lado se debe  destacar la ubicación de diferentes bases militares rusas en la zona sur del país, cerca de la frontera con Turquía. Se estima que aproximadamente hay cinco mil soldados rusos desplegados en total en suelo armenio. 

Por si no teníamos suficiente nos encontramos en la zona suroeste del país una región de Azerbaiyán dentro de la propia Armenia. La zona del Cáucaso está controlada por los petrodólares azeríes, lo que deja a Ereván en una situación de desventaja, casi de aislamiento si no fuera por Rusia. Desde Azerbaiyán se han construido grandes infraestructuras para hacer llegar el gas a Europa, pero ninguna pasa por el país Armenio, de igual modo no es recomendable que los Armenios entren en Azerbaiyán, desde Bakú señalan que no podrían controlar su seguridad, algo que ocurrió con un importante jugador de fútbol (Henrij Mjitarián) que debía acudir a la capital a jugar la final de la Europa League 2019.

Resumiendo la situación, nos encontramos un país rico, Azerbaiyán, que pese a tratarse de una dictadura tiene muy buenas relaciones con Europa (aunque desde 2018 ha vuelto a firmar importantes acuerdos con Rusia); y otro país más pobre en una situación de dependencia con Rusia. Aunque todas las partes quieren que se mantenga la paz en la zona, Europa para recibir gas, y Rusia para poder seguir utilizando a Armenia como frontera sur, es una zona de una gran tensión geopolítica y donde confluyen muchos intereses geopolíticos.

No obstante, esta calma tensa puede verse alterada en cualquier momento, debemos recordar que el presupuesto militar azerí iguala a todo el presupuesto de Armenia, y encontramos un desarrollo militar creciente en la zona de Najichevan (el territorio azerbaiyano dentro de Armenia). Por lo que se puede hablar ya de una escalada militar en la zona. En cualquier momento, puede saltar la mecha dentro del Cáucaso sur.

Autor: Diego Gracia

 

No hay comentarios

Añade tu comentario

error: Content is protected !!