¿El COVID-19 contribuirá a un cambio hegemónico en el orden mundial?

intersección trafic

¿El COVID-19 contribuirá a un cambio hegemónico en el orden mundial?

31 de diciembre de 2019, el mundo occidental se preparaba para recibir al año nuevo, un 2020 que prometía traer cambios realmente importantes para el mundo, reelecciones presidenciales en Estados unidos, la recién modificada constitución rusa, un cambio ideológico latinoamericano con gobiernos de derecha, todo apuntaba a que el mundo se preparaba para un cambio hegemónico, pero al parecer el mundo miraba al lado incorrecto. Ese día marcaría el inicio de un acontecimiento que cambiaría al mundo para siempre, en la región de Wuhan (China),se reportó el primer caso COVID-19(CNN, 2010). Esta ciudad está localizada en la provincia de Hubei, lo cual contribuyó a que esta enfermedad se propagara con una velocidad desmedida, Hubei es el centro de toda China.Comenzaron los primeros casos de infectados fuera de China, desde países asiáticos, del Medio Oriente, Europa, y más tarde, el 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud declaró que la propagación de este virus se había convertido en una pandemia(WHO, 2020).

Han pasado cuatro meses desde que el que primer brote de COVID-19 se reportó, y al momento existen más de 1,000,000 de casos confirmados y casi 52,000 muertes a causa de esta enfermedad, cifras de la Universidad Johns Hopkins (CSSE, 2020). En un tiempo récord, esta epidemia que se originó en China pasó a convertirse es una pandemia que ha inmovilizado al mundo entero. Sin embargo, aunque el factor salud sería un tópico muy importante, en el mundo de los negocios es de vital importancia medir el impacto que tendrá esta pandemia en el orden mundial actual.

Con base en el poder de liderazgo en sus respectivas regiones, influencia económica, poderío militar y alianzas estratégicas, la revista estadounidense US News (2019), realizó un análisis para así, tener un ranking de los países más poderosos del mundo. Estados Unidos, Rusia y China se han mantenido en el podio de los países más poderosos del mundo por un largo tiempo.

No es de sorprenderse que estos Estados compitan por la hegemonía mundial, pues Estados Unidos y Rusia han tenido conflictos económicos y comerciales desde hace años, como un ejemplo, tenemos el antecedente de la guerra fría entre los capitalistas americanos y los socialistas de la URRS (bloque que se desintegró, pero que como base tenía a Rusia como líder); esta guerra trajo como consecuencia, el actual sistema económico que impera en el mundo, el capitalismo, así como la constante globalización. Finalmente, de la globalización surgió como el ave fénix China, un país que durante muchos años fue arrastrado por el poderío económico de Japón y Rusia, y ahora, es el país con mayor alcance comercial en el mundo. A pesar de ello, el COVID-19 amenaza con cambiar el escenario internacional actual, pero ¿a quién lo afectará más?, y ¿quién se impondrá como el nuevo líder del orden mundial?

China:

El Observador de Complejidad Económica (2020) la puntúa como la mayor economía de exportación en el mundo, teniendo como mayor cliente a Estados Unidos. Tras el brote del COVID-19, China tuvo que frenar de golpe gran parte de sus fábricas, su producción industrial cayó un 13.5%, sus ventas nacionales otro 20%, incluso sus inversiones bajaron cerca del 24% (Gil, 2020). El país opera ahora a un 70% de su capacidad habitual. Esto no dejará a China fuera del top 3 de las potencias mundiales, pero sí ha exhibido sus debilidades políticas, al no saber responder a tiempo ante esta emergencia.

Estados Unidos:

Estados unidos sigue siendo hasta el día de hoy, la potencia número uno del mundo, la mayor exportadora de servicios y cultura, si bien, esto no ha cambiado, es claro que se enfrenta a la mayor crisis en salud, se ha convertido en el país con el mayor número de casos confirmados de COVID-19, y el 3º en número de muertes, solo por detrás Italia y España (CSSE, 2020). La ineficiencia de Donal Trump seguro que tendrá repercusiones políticas en los próximos meses, posiblemente lo veamos durante las elecciones.

Rusia:

La segunda economía mundial, no por volumen de exportaciones, pero sí por poderío militar, político y su gran extensión territorial, que se resume en grandes cantidades de recursos, entre los más importantes el petróleo, el gas y el carbón. Rusia ha podido controlar al COVID-19, no se podría decir si es por su geografía, su clima, el poder autoritario por parte de su jefe de Estado, pero es una realidad que Rusia se está beneficiando de esta situación, pues en estos momentos, busca afianzar vínculos económicos con el mayor número de países posibles.

Al final, cuando la pandemia termine, no habrá un cambio hegemónico, pero con certeza, estamos ante el escenario ideal que quitará a Estados Unidos del pedestal del primer lugar, y dejará una incógnita entre China y Rusia, ¿quién podrá tomar tan privilegiado lugar?

Autores:

Alan Vargas. Licenciado en Negocios Internacionales por el Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Alfonso de la O Licenciado en Negocios Internacionales y catedrático por el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Cuenta con estudios en historia de las relaciones diplomáticas de México por el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM). Es autor de diversos artículos relacionados con asuntos internacionales y es miembro asociado del Programa de Jóvenes del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI).

 

No hay comentarios

Añade tu comentario

error: Content is protected !!