La ideología de Putin, el Zar del siglo XXI

La ideología de Putin, el Zar del siglo XXI

Rusia Unida, debate derecha o izquierda

Se está debatiendo mucho sobre cuál es la ideología de Putin y su partido “Rusia Unida”. Votantes de izquierda y derecha en todo el mundo se enfrentan sobre qué opción política está más cerca de los ideales, valores y, en definitiva, ideología de Rusia Unida con respecto a sus opciones políticas nacionales.  

La complejidad del sistema creado en torno a la figura del presidente Putin hace complicado este análisis y escapa de la tradicional dicotomía entre izquierda y derecha. Para poder comprender la tendencia política de Rusia Unida, se va a analizar los pilares sobre los que se fundamente el discurso político y lo que gira en torno a él.

Oposición

Una de la mejor opción para situar en el espectro político a Rusia Unida es haciendo un breve análisis de los principales partidos de la oposición, analizando lo que no es podremos intentar determinar lo que es. Antes de enfocarnos en este análisis, hay que puntualizar que Rusia tiene graves déficits democráticos, según Freedom House, Rusia es un “Régimen autoritario consolidado” con una puntuación de 2 sobre 10 frente a países considerados “democracias consolidadas” como Suecia con una puntuación de 10/10 o España de 9/10.

Los tres principales partidos opositores son:

  • Partido Comunista de la Federación Rusa: comunista
  • Rusia Justa: socialdemócrata
  • Partido Liberal-Demócrata ruso: se define a sí mismo como reformista y liberal, pero debido a sus declaraciones, ha sido calificado por varios autores como ultranacionalista y populista de ultraderecha.

Rusia Unida procede de la fusión de tres partidos políticos: “Toda Rusia”, “Unidad” y “Patria”. Ya los nombres de las partes pueden darnos una idea de los valores fundacionales del partido resultante actual.

¿Qué valores principales encarnan Rusia Unida?

Familia tradicional, centralismo, nacionalismo ruso y un control férreo de la administración por parte de la cabeza del Estado. Todo ello con un fuerte personalismo que podríamos incluso tildarlo como cesarismo, es decir, un culto desmedido al líder que le dota de una autoridad que escapa de cualquier control.

Familia tradicional: Putin ha legislado contra el movimiento LGTB y muestra un fuerte rechazo contra cualquier política feminista. En la iglesia ortodoxa tiene un gran aliado, que le respalda en su visión tradicionalista de la familia y la sociedad. Así mismo, el jefe de la iglesia rusa, Cirilo I, apoya férreamente a Putin y carga contra Ucrania calificando a las enemigos ucranianos incluso como “fuerzas del mal

Cirilo I, jefe de la Iglesia Ortodoxa rusa con Vladimir Putin

Nacionalismo ruso, que aspira a la grandeza del imperio ruso o de la URSS, no en términos económicos, sino de potencia mundial. Esto se ve reforzado por un fuerte militarismo, el gasto militar en defensa no ha dejado de aumentar hasta situarse en 2020 en casi el 12%. Para poder tener una referencia, hace pocos días Alemania ha anunciado que va a aumentar su gasto militar al 2%, lo que lleva pidiendo Estados Unidos a los miembros de la OTAN desde hace años y apenas cumple ningún miembro.

El militarismo se ve reforzado con un anti-occidentalismo, cuyos valores y principales representantes (Estados Unidos, Unión Europea y OTAN) rechaza profundamente entroncando con el nacionalismo.

Si bien estos son valores que podríamos asociar en Europa con la derecha, la historia reciente de Rusia nos señala que también pueden estar presentes en el discurso de la izquierda. El estado comunista, era una organización tremendamente centralista en la que todo debía pasar por Moscú, así mismo, el militarismo y el nacionalismo (en sus últimos términos, paneslavismo, unir a todos los pueblos eslavos en una única nación) pueden encajar en un discurso izquierdista. Además, a esto se suma el componente anti occidental, del que simpatizan muchos movimientos de la izquierda europea y latinoamericana. Con todo ello, tenemos un discurso que puede encajar perfectamente tanto con la izquierda y movimientos anti globalistas como con la derecha populista. De ahí las posiciones que podemos llegar a identificar como contradictorias de partidos europeos que se sitúan en uno y otro extremo de los polos del espectro político.

Economía

En cuanto a lo económico, el gasto del sector público en la economía rusa se sitúa en torno al 40% (Año 2020). Cuando en la eurozona, en el año 2020, el gasto público medio se ubicaba en torno al 43%, por lo que podemos determinar que el peso del estado en la economía rusa no se aleja de los valores occidentales. Sin embargo, lo que sí que es destacable, es el peso que tienen las empresas estatales en la economía rusa, alrededor del 33% (Fuente: Ministerio de Exteriores de España), mientras que en países de la eurozona representa un porcentaje muy inferior, según datos de Eurostat, en 2015, el peso de las empresas estatales representaba en Alemania (6.17%), Francia (12.89%) o España (4.43%). Por lo que sí que podemos constatar que el peso del estado es bastante importante en la economía del país.

Rusia Unida es un partido que está fuertemente introducido en la administración estatal, los oligarcas, hasta el momento afiles a Putin, controlan los sectores estratégicos del país y amasan enormes fortunas, según “Higher School of Economics” en Rusia, el 3% de la población ostenta el 89% de los activos financieros, por lo que lo lleva a uno de los países con mayores tasas de desigualdad. Este descontento no puede ser canalizado a través de las urnas debido a que la calidad democrática es ínfima y los opositores, en muchas ocasiones, son apresados o directamente “desaparecidos”.

Un país controlado fuertemente por un partido, y este, a disposición de un todopoderoso líder, Putin, que se ha hecho dueño y señor del país más extenso del mundo con unos inmensos recursos naturales, hacen de Putin una figura tremendamente peligrosa para el orden internacional, ya que no hay ningún mecanismo de contrapoder o de vigilancia que pueda fiscalizar y poner límite a sus acciones.

Con todo ello, a pesar de la falta de análisis de otros aspectos como sociedad, cultura e historia del que determina la cultura política del país, podemos determinar que el partido “Rusia Unida” es un partido conservador, pero con un perfil muy diferente a los partidos democristianos o liberales europeos. Con un alto componente nacionalista, estatista y, por encima de todo, personalista.

Autor: Carlos Bielsa

 

No hay comentarios

Añade tu comentario

error: Content is protected !!